Etimología encontrada (II). De Colón a Chiquito de la Calzada


Cuando Cristóbal Colón se echó a la mar camino del Cipango y el Catay, temía las amenazas habituales en los viajes marítimos de la época: el escorbuto, las tormentas, el régimen de vientos, un motín o la broma. De hecho, cuando Colón admitió el fracaso de su cuarto viaje a América, y se disponía a regresar a España, la broma inutilizó sus barcos, haciendo que naufragaran en las costas de Jamaica.

La broma no es un chiste que corriera entre la tripulación, sino un molusco alargado y muy feo. Tanto que, mejor que una foto, prefiero poner un dibujo:

Ph’nglui mglw nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn

Se trata de una pequeña concha de la que sale un cuerpo carnoso, el cual a su vez se introduce en la madera de los barcos y se queda a vivir allí, alimentándose de la celulosa. El nombre está cogido directamente del griego brôma, que a su vez viene de bibróskein, “Comer con avidez”.

La broma como concepto entra en el lenguaje durante el Siglo de Oro, y se puede leer en Quevedo o Tirso de Molina, pero en aquel tiempo todavía es simplemente una traslación del peso literal de la broma en los barcos a una pesadez metafórica: personas o situaciones pesadas o cargantes. Dice Quevedo:

Que le dán por marido un cuerpo broma,
Anima zancarrón por lo Mahóma.

Así lo recoge el Diccionario de Autoridades de 1726

Se llama tambien qualquiera cosa pesada, y que es de poca ò ninguna estimación

Añadiendo en otra entrada:

Es una broma. Phrase con que metaphoricamente se dá à entender, no solo el que es pesado y molesto en su trato y conversación, sino otra qualquiera cosa, que excéde notablemente de lo que le corresponde: como es un libro, un escríto, que es mui dilatado, y lleno de lo que no pertenéce à su argumento y objéto*

Hay otras dos entradas en el Diccionario de Autoridades para broma: el mazacote de los albañiles, y un guiso de avena que ya recogía Covarrubias. Pero ni la cocina ni el ripio consiguieron imponerse, y el uso metafórico de broma como algo pesado fue invadiendo campos semánticos cercanos, y en 1817 ya era sinónimo de chanza, como recoge 300 historias de palabras:

Chancearse con cualquiera en cosa que le es peculiar sin que parezca ofensa

En 1884 se asimila broma a diversión. Desde ese momento, ya se le puede hablar de broma a un marinero sin que se le erice el vello de la nuca.

* El porqué de las grafías y acentos gráficos del XVIII se ve claro. Solamente me descoloca la tilde objéto. Porque, ¿si es diacrítica, con qué se puede confundir?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *