Os voy a contar una historia que no tiene importancia sobre Salud Hernández-Mora.

En julio de 2015 conocí a Salud Hernández-Mora, aunque en ese momento no sabía quién era. Yo vendía libros en una librería independiente en Dénia. Le recomendé algunos libros que tenía en cartera para lo que yo catalogaba como “lectores en serio”, los compró y me pidió algunos títulos que no teníamos. Le ayudé a localizarlos en varias librerías de Madrid, pagó y se fue.

Un par de semanas después, un hombre me encargó dos ejemplares de Sin Salida, una novela que SHM había publicado ese mismo año. Cuando pasó a recogerlos, ese hombre (se identificó como ¿padre? ¿tío? de la autora) me dijo que tenía un encargo un poco raro. Pagó los libros, y a continuación, me dijo que uno era para él, y el otro para mí. La autora le había encargado que me lo regalase “por haberla atendido tan bien”. Fue extraño, porque no se lo pude agradecer en persona, porque no tuve la sensación de haberla tratado tan bien, porque recibía un regalo en diferido que me pareció íntimo  hasta el punto de hacerme sentir algo de vergüenza.

Investigué quién era esa escritora tan simpática que me había hecho el regalo, y descubrí que Salud Hernández-Mora es una periodista con el coraje para practicar esa degradada profesión en un lugar muy difícil. Desde el terreno, en Colombia, se enfrenta a las FARC, la corrupción y la ineptitud interesada de los sucesivos gobiernos colombianos. Y también al ELN, que parece ser el grupo que la ha secuestrado esta mañana. Solo hay que mirar su twitter:

SHM01

SHM02

 

No solamente carga contra el ELN, sino con cómo se está haciendo y comunicando el plan de paz en Colombia:

 

SHM04

 

SHM03

 

SHM05

Salud Hernández-Mora se encontraba denunciando la desaparición de dos jornaleros en el mismo lugar de los hechos, cuando ella misma ha sido secuestrada.

SHM06

 

En su web se puede leer una autodefinición

Soy reportera de alma y corazón. Si pudiera elegir un oficio, sería como un bombero, pendiente las 24 horas de salir corriendo hacia donde estalle el fuego.

que está claro que no es una impostura, porque ahora mismo nadie sabe dónde está, ni qué va a ocurrir con ella, porque salió a defender a un grupo de gente que está sola, indefensa y marginada.

Estamos en campaña electoral, y da la impresión de que política, verdadera política, la hacen personas como Salud jugándose la vida por un ideal, algo que ya no está de moda, o que es una expresión vacía. Aunque a nadie se le puede exigir un compromiso como el de ella, es un poco sonrojante estar aquí, escribiendo chistes sobre la actualidad en twitter, o escuchando mentiras sobre el compromiso que cada candidato dice tener con la sociedad.

La novela, por cierto, es una crónica periodística de una mujer perseguida por las FARC, y de manera premonitoria, es el relato verdadero de una mujer secuestrada:

El libro cuenta la historia de Isabel, una mujer colombiana que perdió a su esposo y a su hermano y que padeció el violento secuestro de su hijo a manos de las FARC (…) El relato recrea detalles escalofriantes y también refleja la cruel indefensión de las víctimas, que no son protegidas como se debe por el Estado.Pero no es una novela de ficción, todo lo que aparece en cada párrafo de este libro es real, ni una sola línea sale de la imaginación de la autora

La vida, nuevamente, imitando a la ficción.

Actualización: el secuestro de salud acabó felizmente, tras una semana.