Óscar Mora

Entrevista a Maria Bravo, Ambra Llibres

Maria Bravo nos recibe en su librería, Ambra, que en octubre cumplirá treinta años abierta en Gandía sin interrupción, desde que la fundó Pepa Ferrando en 1993. Hablamos, entre otras cosas, de cómo su abuelo le transmitió el amor por la lectura, de cómo es el trabajo de librera en el siglo XXI y cuáles son las tendencias de lectura en valenciano.

 «Nuestra librería es un lugar donde poder vivir muchas vidas»

¿Cómo decidiste hacerte librera? Al acabar la carrera, en el 2001, estaba haciendo un máster y buscaba trabajo. Entré en Ambra a comprarme una novela para perfeccionar mi valenciano. Pepa Ferrando me ofreció trabajo, puesto que casualmente buscaban una persona. Siempre he sido rodeada de libros porque mi yayo era un gran lector que me transmitió su pasión.

Treinta años abiertos. ¿Cuál es el secreto de Ambra? Treinta años desde que Pepa, una mujer emprenedora y una librera magnífica, decidió abrir librería en Gandía. No hay secretos. Sí que hay mucho de esfuerzo y de trabajo de todas las personas que hemos formado y formamos la familia de Ambra. La librería se ha hecho lugar en el imaginario de los saforencs, con una oferta de libros y de cultura parecida a las librerías de las grandes ciudades. Nos sentimos muy queridas.

Ambra vende libros y también es lugar de encuentro de lletraferits y gente del mundo de la cultura. ¿Qué ofrecéis? Por un lado, un fondo de títulos muy amplio. Por otra, novedades editoriales del interés de nuestro público y que, además, puedan captar lectoras y lectores que se acercan a la librería por primera vez. También cuidamos mucho las publicaciones en valenciano, en todos los géneros literarios. Y a parte, como dices, tenemos una programación cultural rica y diversa, en las dos lenguas, en todos los géneros literarios y para todas las edades: cuentacuentos, presentaciones, recitales poéticos, club de lectura, cursos literarios… Ambra es un espacio donde disfrutar muchas sensaciones y poder vivir muchas vidas. 

LEER  Entrevista a Gonzalo Suárez

¿Cómo ves la salud de la lectura en valenciano? Ha evolucionado en positivo durante los últimos años, primero porque desde la escuela se trabaja mucho más que antes y el público infantil y juvenil lee mucho más del que parece. También por una oferta más amplia. Desde hace unos diez años han surgido editoriales que publican en nuestra lengua y que han puesto al alcance títulos que antes no podías leer en valenciano. Además, géneros como la novela gráfica o la literatura fantástica viven un momento dulce porque hay más oferta. Pero, evidentemente, no tenemos que conformarnos. Queda mucho para hacer y los índices de lectura en valenciano tienen que mejorar. Es una asignatura pendiente, sobre todo de las instituciones públicas.

¿Cuál es el último autor o autora en valenciano que te ha sorprendido? Raquel Ricart me ha encantado con «El dit de Déu» (Proa, 2022), también Joan Deusa con la novela «El bosc de la vampira» (Adia, 2022) y una sorpresa ha sido «Mireia» de Purificación Mascarell (Astillero, 2022).

¿Cómo se combate la tiranía de las novedades, esa cantidad ingente de libros nuevos que hacen que cada vez los títulos duran menos en el escaparate? Las novedades son necesarias. Hacen que el público se acerque a la librería y, una vez dentro, puede ser que la motivación inicial de compra cambie o que, además de adquirir aquel libro, se deje seducir por alguno otro título. La cuestión es que la cantidad de novedades diarias que entran ha aumentado en tal proporción que a a menudo las novedades no pueden estar en la mesa el tiempo suficiente para que el público pueda enamorarse de ellas o, simplemente, saber que existen.

LEER  Entrevista a Laura Pachecho

Muchas veces se romantiza el trabajo de librero. Hay quién piensa que estáis todo el día leyendo. Sí, gran parte del tiempo que pasamos en la librería estamos leyendo, pero no libros, sino albaranes de compra, de devolución, facturas, servicios de novedades, correos electrónicos… Es un trabajo maravilloso, pero sí que está muy idealizada. Recuerdo los primeros días de trabajar de librera que tuve punzadas en los brazos durante una semana. Sí que leemos, pero fuera del trabajo.

Desde las novelas de vampiros a libros de youtubers, el acceso de los jóvenes a la literatura es muy cambiante. ¿Cuáles son hoy en día las preferencias de quienes se acercan por primera vez a la literatura para adultos? La literatura fantástica y la ciencia ficción son de las preferidas. También la novela romántica o el manga.

¿Cuál es la cosa más extraña que te han pedido? Libros de decoración… para utilizarlos como elementos decorativos. Uf, mi lenguaje no verbal me traicionó [ríe].