Todo queda en familia

Laura Pacheco (Almería, 1984) acaba de publicar, con guión de su hermana la escritora Carmen Pacheco, su primera novela gráfica con la editorial ¡Caramba!, dirigida por el valenciano Manuel Bartual. Lo significativo de esta primera obra en papel es que viene precedida por el éxito de su webcómic, Let’s Pacheco!, que viene a confirmar que, también en el mundo del cómic, Internet está empezando a cambiar definitivamente las normas del juego.

El universo de Let’s Pacheco! Está plagado de referencias personales, a la manera de otros cómics como las “Pequeñeces” de Lewis Trondheim o las “Memorias de un hombre en pijama” de Paco Roca. ¿Es la autoficción un auténtico género literario en el mundo del cómic?

Cuando comencé Let’s Pacheco no era muy consciente de qué clase de cómic estaba haciendo ni de si se consideraría autoficción o no, sobre todo porque lo consideraba un mero ejercicio de dibujo y narración. Si me dibujo a mí misma o me baso en experiencias personales es porque me resulta más cómodo. Crear un personaje o una historia de ficción que no esté basado de alguna manera en mi propia experiencia me parece dificilísimo.

14835-comic5

El hecho de contar con una hermana escritora que le hace de guionista en algunas de las series debe ser una gran ayuda.

Desde luego. Mi hermana es una fábrica de ideas. Yo necesito tiempo e inspiración para pensar y a veces tengo dos o tres ideas de golpe y otras no se me ocurre nada. Mi hermana es capaz de sentarse y decir “voy a pensar guiones” y escribir 10 guiones de una vez. Supongo que haber sido creativa publicitaria ha sido un buen entrenamiento.

Además, los guiones de mi hermana aportan variedad al webcómic. Por ejemplo, hay a quien le gustan las tiras del señor Pacheco y a quien más “Divas de diván”. Son las series que más gustan y no tienen nada que ver.

 

¿Cómo llegaron los editores de ¡Caramba! A su webcómic?

Conocía a Manuel y Alba porque eran amigos de mi hermana desde hacía muchos años, así que ellos conocieron el webcómic desde el primer día.

Por aquel entonces el primer número de ¡Caramba! estaba en marcha, pero no era oficialmente una editorial. Fue más tarde cuando se convirtieron en editorial y nos propusieron llevar “Let’s Pacheco!” al papel. En seguida nos pusimos con “Una semana en familia”.

 

En “Una semana en familia”, su primera novela gráfica, cuenta anécdotas personales y familiares, ¿va a seguir por el camino de la autoficción, o está preparando algo diferente?

Lo ideal sería hacer ambas cosas. Me gustaría probar con otros géneros, dibujar algo de ficción y no necesariamente de humor. Y no dejar aparcado “Let’s Pacheco!”, sería genial sacar un segundo número, aunque todavía no hay nada planeado. En cualquier caso, aún no me atrevo a guionizar una historia larga, en ambos casos sólo la dibujaría.

agendaurbana_Lets-Pacheco

¿El lector español está preparado para consumir cómic vía web sin necesidad de que estos salten al papel? (Vamos, que si alguna vez será rentable sólo publicar en internet)

Supongo que sí. En otros países muchos autores publican sólo en internet sin saltar al papel y cuando lo hacen es únicamente mediante la autoedición. Creo que en el futuro llegará a ser rentable también en España, o al menos eso espero.

 

¿Cree que es viable lo que hacen otros webcómics –como, por ejemplo, El joven Lovecraft-: publicar primero en internet y luego en papel las mismas historietas?

Claro. La primera idea con ¡Caramba! era la de hacer un recopilatorio de lo publicado en la web, sólo que aún no había suficiente material. Cuando lo haya me encantaría publicarlo.

 

¿En qué otros autores se fija a la hora de escribir y dibujar sus tiras?

Me encanta el humor de Kate Beaton y su estilo de dibujo. Me gusta la manera de narrar de Meredith Gran y el acabado de las ilustraciones de Jillian Tamaki y Domitille Collardey.

 

Uno de los personajes con mayor éxito es el Señor Pacheco, su padre. Cuéntenos una historia del Sr. Pacheco que todavía no esté dibujada.

El señor Pacheco se pregunta, ya que el éxito de “Let’s Pacheco!” es gracias a él y no a mí, por qué a él no le hacen ninguna entrevista.

Queda pendiente esa entrevista, eso sí, sólo se la haremos si acude a la cita con su batín rojo.

Entrevista publicada en el Diario Información